Guía para planear tu viaje al extranjero

Viajar fuera de tu país es de las mejores inversiones que puedes hacer en tu vida. Como todo, los gustos, placeres, e intereses varían de persona a persona, y lo que para una persona puede ser increíble para el otro no debe de serlo necesariamente. Nuestros sueños e ilusiones se alimentan de nosotros, de todo lo que nos compone: Nuestra historia, de dónde y de quien venimos, la época en la que pasamos nuestras adolescencia, las escuelas en las que estudiamos, la gente con la que convivimos, los amigos que hicimos, y cada camino que hemos decidido recorrer. Sin embargo, entre mayor sea la cantidad de kilómetros que nos alejemos de casa, mayor será el aprendizaje que podremos obtener, y no sólo sobre el mundo en el que vivimos, sino sobre nosotros mismos también. ¿Por qué?


1- Nos reta


Viajar al extranjero, por cualquiera que sea el fin, vacacionar, estudiar o trabajar, representa un reto personal importante. Exponernos a nuevas culturas, idiomas, costumbres, y lugares, debe de hacerse con el cuidado y respeto que conllevan. Viajar es darte cuenta de que existen posibilidades infinitas y retos en cada esquina. Empiezas a encontrar retos en lugares y situaciones que creías tener dominados. Ir al banco, al doctor, a la escuela, o incluso al cine serán actividades que cambiarán radicalmente dependiendo el país en el que estés. Pequeñas batallas ganadas hacen a un gran guerrero. Nos retamos a pensar diferente, a ver la vida a través de nuevos lentes. 


2- Enriquece nuestro currículum 


Haber pasado temporadas en otros países llama la atención de muchos reclutadores, y puede representar en la mayoría de los casos, una ventaja competitiva con otros candidatos al mismo puesto que tú estás aplicando. Si por ejemplo, dominar el inglés es uno de los requisitos más importantes, y tu pasaste una temporada en Inglaterra, Estados Unidos, o cualquier otro país anglosajón, seguramente se te considerará más apto para la posición que a un candidato que no cuenta con esta experiencia. Y lo mismo con cualquier otro idioma o habilidad cuya experiencia y dominio se vean beneficiadas y exponenciadas por haberlas desarrollado desde otro país.  Si estás estudiando, o estudiaste gastronomía por ejemplo, y ya sea que estés buscando tu primer empleo o quieras cambiar a uno en donde tengas mejores oportunidades de crecimiento o de tener un ingreso más alto, e hiciste prácticas profesionales o un diplomado en Francia, el país con mayor cantidad de restaurantes con estrellas Michelín, y con las escuelas gastronómicas más reconocidas a nivel mundial, tus probabilidades de conseguir el trabajo que estás buscando se multiplicarán también seguramente.


3- Mejora nuestra relación con el dinero 


Nuestra relación con el dinero muchas veces se ve dañada porque anteponemos nuestra satisfacción inmediata ante el bienestar a largo plazo, haciendo que dejemos a un lado el ahorro, la inversión y nuestro fondo de emergencia. Vemos tan lejana la meta que la perdemos de vista. Cuando viajamos, esta “nueva vida” nos ayuda a entender a corta escala, cómo tener un presupuesto claro, planear cada compra, y registrar cada gasto, representa cumplir una meta o varias. Si por ejemplo, tu meta del viaje es poder ir a cada uno de los museos de la ciudad en la que te quedarás, en vez de tener que esperar 10 o más años a llegar a ver los frutos de tu disciplina, los verás en 6 meses. Estas habilidades y hábitos, con el tiempo los transferirás a cada aspecto de tu vida diaria sin siquiera pensarlo, y las buenas prácticas de administración financiera que aprenderás para viajar a cada destino, se quedarán contigo en tu día a día. 


Ahora, si piensas que viajar para conocer el mundo, está fuera de tu alcance, entonces lo estará. Lo que tú te digas a ti mismo, se convertirá en tu realidad. Y no se trata de negar que todo en esta vida requiere dinero, y decir que de puras buenas intenciones y buenos pensamientos se cambian las realidades, sino de aclarar que por ahí se empieza. Ese es el punto de partida. Si no tienes los recursos económicos en este momento para pagar todo lo que es necesario, entonces el primer paso es creer que encontrarás la manera de lograrlo. Si desde un principio esta idea te parece imposible, no habrá manera de cambiarlo. Es nuestra mente la que dirige y nosotros seguimos sus direcciones.


Hay más de una manera de conocer el mundo, y en la actualidad cada día surgen más y más. Desde programas de voluntariados que proveen alojamiento y comidas durante tu estancia, hasta becas completas para estudiar. No tienes que tener el dinero en tu cuenta en este preciso momento para hacerlo, puedes buscar 100 puertas diferentes para llegar ahí y estar dispuesto a hacer tu mayor esfuerzo por probar con cada una y convertirte en tu propio cerrajero. Decide cómo abrirás tu puerta, y nunca nunca pierdas la fe de que abrirá. El mundo está a tu alcance, estés en donde estés, vengas de donde vengas, y sin importar cuánta gente te diga lo contrario. 


Ahora sí, sí viajar es una de las inversiones que estás dispuesto a hacer, te compartiré una guía de viajes al estilo Jugo para que disfrutes tanto del proceso de planeación como de los resultados.


Guía de viaje Jugo


1- Elige tu destino.


¿Qué tener en cuenta?


  • Tu objetivo: Piensa sobre qué es lo que quieres ganar de este viaje. ¿Qué tipo de experiencias quieres tener? ¿Quieres conocer a gente de tu edad y hacer nuevos amigos? ¿Quieres conocer los lugares más emblemáticos de la ciudad? ¿Quieres ir a donde van todos los turistas o prefieres conocer como local? 

  • Tu presupuesto: Sé realista. Elige un país y una ciudad que se ajuste a tu presupuesto. Si tienes un presupuesto ajustado, no vayas a Mónaco, Ibiza o Dubái porque lo más probable es que no valga la pena. Para disfrutar mejor de tu destino, y poder tener la libertad de hacer más cosas, elige un lugar en donde el dinero te alcance para hacer actividades a donde vayas, y no sólo para tomar agua en un tu hostal por 3 días seguidos.

  • Ambiente político: Asegúrate de investigar un poco sobre la situación actual del país al que quieres visitar, para no llegar a una zona en la que la situación política sea tensa o con posibilidad de que haya conflictos bélicos o civiles por manifestaciones grandes o peligrosas.

  • Cultura y religión: Ya sea porque lo que quieres es justamente sumergirte en una cultura y religión completamente diferente a la tuya, o porque son contrarios a las tuyas. De cualquier manera, no olvides investigar un poco al respecto para  así poder tomar una decisión informada y encontrar el lugar ideal para ti, dependiendo de lo que busques conocer. 


2- Crea un presupuesto


¿Cómo?


  1. Asigna el monto total disponible para tu viaje


De acuerdo a tu situación económica actual, el motivo de tu viaje, el tiempo que durará tu estancia y el objetivo que tengas. Define un monto, y una vez que estés seguro de disponer con esa suma sin poner en riesgo otros planes, o responsabilidades que debas de cumplir, anótalo en una hoja, en un excel, un word, o el formato de tu conveniencia.


  1. Investiga


La clave para hacer un presupuesto inteligente es investigar. Mi recomendación es que comiences por el transporte, que en la mayoría de los casos para viajar al extranjero, será en avión. Antes de empezar a buscar tu vuelo, investiga sobre qué aerolíneas son las más fuertes en el mercado en la ruta que harás tú. Hay ciertas aerolíneas que cuentan con un mayor número de vuelos a ciertos destinos, como si fuera la “especialidad” de su menú, y son estas en las que encontrarás los mejores precios, descuentos, y horarios disponibles, dándote más flexibilidad. Una vez que hayas encontrado 2 o 3, ahora si, dentro de estas opciones, busca en los sitios oficiales de cada una vuelos en las fechas que tienes contemplado tener tu viaje. MUCHO OJO: Esta parte asegúrate de hacerla con mínimo 3 meses de anticipación para que consigas tarifas a los precios más accesibles posibles.


Una vez que hayas elegido la mejor opción, ahora si, repite el mismo principio para encontrar la mejor tarifa, mejor calidad y seguridad posible para tu alojamiento. Aquí debes de tener en cuenta tu objetivo de viaje. Si vas a una ciudad pequeña y te dedicarás a conocer los museos y lugares más emblemáticos que se encuentran en el centro de la ciudad, entonces te convendrá encontrar un lugar cerca de la zona, y así te ahorrarás el transporte dentro de la ciudad, ya que podrás ir caminando de un lugar a otro. Si por el contrario, tu objetivo es llegar por ejemplo a una ciudad para de ahí desplazarte a las afueras y conocer las playas cercanas, bosques y otras ciudades a la redonda, entonces no te convendrá alojarte en el centro de la ciudad (ya que será más costoso) y de cualquier forma tu intención no es estar ahí, así que en este caso ahorrarás en el alojamiento, que será a las afueras de la ciudad, y gastarás en cambio un poco más en el medio de transporte que estarás usando para desplazarte, ya sea renta de un auto, boleto de camiones, o cualquier otro. Así que recuerda, siempre tienes que tener bien en mente tu objetivo.


Dependiendo la naturaleza de tu viaje, es decir, si es vacacional, por estudios, empleo u otro, necesitarás ahora contratar un seguro, pagar alguna cuota migratoria, permiso de entrada al país por aire, una visa, o cualquier otro tipo de documento necesario. Así que investiga bien estos requerimientos dependiendo de tu caso, y asegúrate de siempre hacerlo en sitios oficiales del gobierno del país al que irás. Ante cualquier duda, manda emails o marca a los números de contacto. Estos trámites podrán suponer un gasto adicional, que variará dependiendo de las circunstancias. 


  1. Crea tu presupuesto final


Una vez que tengas tus vuelos, alojamiento y cualquier tipo de requerimiento migratorio o de otra naturaleza necesario para entrar a tu país destino, ahora sí, el siguiente paso será asignar dinero de tu presupuesto por semanas para viajes de más de un mes y por días para viajes de menos de un mes.


Supongamos que después de haber pagado todo lo que mencionamos anteriormente, te quedan $60,000 y tu viaje durará dos meses. Lo que harás, es lo siguiente:


Divide la suma entre el número de semanas que estarás de viaje. 


60,000 / 8 = $7500

*Para este ejemplo estamos tomando en cuenta 4 semanas por mes. 


Esta es la suma de dinero que tendrás disponible para gastar cada semana de tu estancia. Este es tu presupuesto semanal, y te ayudará a planear semana por semana las actividades que harás de acuerdo a esta suma y a tu objetivo de viaje.


La suma en este caso es meramente ejemplificativa, y no quiere decir que tenga que ser esa cantidad la necesaria para poder hacer un viaje de dos meses. Existen  muchas variantes y cada caso será diferente. 


3- Prepara tus maletas


¿Cuáles son mis tips?


  • Dobla tu ropa enrollándola, para que ocupe menos espacio.

  • Lleva la ropa de acuerdo a la estación en la que llegarás, y no llenes tu maleta. Déjala con espacio para que quepa cualquier ropa extra que puedas llevar de regreso, o compras que hayas hecho en tu viaje.

  • Para no olvidar nada, imagina que despiertas por la mañana y haz un recuento mental de las cosas que necesitas conforme va pasando el día y así será más fácil que recuerdes cada cosa que necesitarás. En vez de verlo como una lista, imagínalo como una historia de tu día a día, visualiza las cosas que usas y las vas apartando para meterlas a tu maleta. 

  • De un lado te aconsejo que metas la ropa ligera, jeans y cualquier cosa que no ocupe mucho espacio por sí sola, y del otro, de forma extendida apilarás las chamarras, abrigos, o ropa que ocupe mucho espacio, tratando de que no sean muchos, y de no llenar este lado de la maleta tampoco. 


Recuerda: Cada compra que hagas para llevar a tu viaje (bloqueador, libros, ropa, zapatos, etc), será parte de tu presupuesto, así que tómalo en cuenta y contempla estos gastos de viaje también. 


4- ¡Disfruta de tu aventura! 


Un viaje bien planeado siempre será aprovechado y vivido al máximo, así que después de tanto visualizar, ahora te toca disfrutar. Y no olvides registrar tus gastos de viaje, ¿okay?


El registro de gastos de tu viaje te ayudará a llevar un control de tu presupuesto y nunca perder el balance. Haciendo esto, no tendrás que preocuparte de nada más que de aprovechar cada día, conocer gente, y vivir experiencias nuevas. 


¡Que disfrutes tu viaje!


Te mando un abrazo de parte de todo el equipo Jugo

Puntuación media 3.8 basada en 4 votos
¡Gracias por tú calificación!
Tu voto ha sido actualizado.
Compartir

¡Bienvenido!

Ahora formas parte de la comunidad Jugo

Enviaremos a tu correo electrónico contenido educativo y herramientas que te ayudará a conseguir tu libertad financiera.
No olvides revisar tu carpeta de spaam.